X

⚠ Thanks for visiting TakeMeFishing.org. If you are interested in enjoying the outdoors and going fishing or boating, check the latest COVID-19 updates on your State Natural Resources Agency website first. We encourage you to follow CDC recommendations and official orders in your state before heading to the water.

5 Tips para ir de pesca con niños

A medida que envejezco, realmente tengo la sensación de que no hay garantías en este mundo. Los mercados, el trabajo, las burbujas inmobiliarias, etc. Bueno, supongo que el tráfico en el sur de California es algo en lo que siempre puedes contar. ¡Eso funciona como un reloj! Sin embargo, muchas otras cosas no salen según lo planeado. Supongo que aquí es donde aparece el viejo adagio: "Lo importante no es lo que te sucede, sino cómo reaccionas ante ello".

Hemos estado aprendiendo más y más sobre la pesca a medida que los niños crecen. Nunca fue parte de mi infancia, pero me enamoré de la pesca después de que aprendí a cocinar trucha fresca. Si bien la captura y la liberación son una excelente forma de pescar, soy más el tipo de persona que atrapa y cocina en un sartén. Todo es parte de mí encontrar mi lugar entre la generosidad de la naturaleza. Sentí que mis ojos se abrieron a lo que muchos habían olvidado que estaba allí. No mucha gente sabe de dónde proviene su comida hoy día y, lamentablemente, especialmente en California, algunos ni siquiera saben cómo luce el pescado que comen, excepto como un filete en un plato.

Junto con esto, hemos empezado a aprender una o dos cosas sobre lo que se necesita para ir a pescar con los niños. Algunos de ustedes pueden tener una buena idea. Mucha gente que conozco que les gusta ir a pescar con sus hijos tiene uno, tal vez dos, hijos. Yo estoy lidiando con cuatro. Entonces, ¡tengo GRANDES aprendizajes para transmitir, gente! En cualquier caso, estas son cinco de las mejores cosas que hemos aprendido en los últimos años.

1. Lleva un sombrero. Uno que te guste

2-Kid-fishing-and-happy.jpg
  • El sol es un adversario brutal. Incluso si está nublado, esa bola gigante de gas ardiente enviará su castigo directo a tu cara.
  • A veces un buen sombrero incluso ayuda a marcar el momento. Puede que no sea lo más importante, pero un sombrero puede ser divertido y ayudar a construir recuerdos positivos. Incluso puedes pegar tus parches y bobbers de repuesto en él.

2. Lleva comida

4-Kids-learning-to-fish.jpg
  • Ovbio. Tienes niños. No puedes olvidar los bocadillos.
  • Cuando vayas de pesca, evita llevar bocadillos olorosos o aceitosos porque los pescados pueden oler. Es preferable llevar botanas secas y a prueba de calor. El chocolate derretido se vuelve desastroso.

3. El clima no sigue las reglas

3-Father-and-kids-fishing.jpg
  • Dependiendo del lugar de pesca, el clima puede ser esporádico. Es una buena idea conocer las posibilidades en el área.
  • El clima puede cambiar tus necesidades de seguridad. Asegúrate de llevar agua y ropa seca adicional. Un largo día al sol puede ser agotador para los más pequeños, y lo que es fresco para ustedes puede terminar siendo incómodamente frío para ellos.
  • Saber cuándo desistir. Es posible que debas tomar la decisión responsable de parar. El calor extremo, o el frío podrían convertirse en un problema de seguridad.

4. Recuerda sus edades

6-Father-and-sons-fishing.jpg
  • Los diferentes grupos de edad responden a la pesca de manera diferente. Cuanto más pequeños son, es menos probable que tengan la capacidad de atención durante largos períodos de... Bueno, ...de nada. Trata de no sentirte frustrado cuando no parezcan tan atentos como quisieras.
  • Permite la diversión. A veces, dejar que se distraigan de las cosas les ayudará a mantenerse durante toda la experiencia. Cuando pescan en un gran río, a mis hijos les gusta tirar hojas de grama en el agua para que "las hormigas puedan encontrarlas y aguantar cuando se cansen de nadar". Bueno, está bien entonces.
  • Niños de 4-6 años: Este es un buen momento para hablarles de las normas de seguiridad y de los equipos. Recuerden, los anzuelos son folosos.
  • Niños de 6-10 años: Ellos van a tener más tiempo de práctica a esta edad, así que puedes hablarles sobre regulaciones y leyes, limpieza, ética y lecciones de moral. Cómo se trata a un pez cuando se captura es una lección valiosa y esta es una gran edad para incorporar estas ideas.
  • Niños de 10+ años: A esta edad, los niños son más diestros y coordinados. También se vuelven más competitivos. Esta es una gran edad para trabajar en la técnica y los estilos, así como tener una idea de qué tipo de pesca prefieren. Pescar lobinas, truchas, pescar en embarcaderos e, incluso, la pesca deportiva oceánica pueden ser de interés.

5. Ten paciencia

5-mom-and-kids-fishing.jpg
  • Comienza por entender que posiblemente nada salga como lo prevees.
  • Diviértete! Por lo menos, estás con tus hijos. Te recordarán de la manera como te comportes en estos momentos. Puedes moldear el momento como tú quieras.

Recientemente tuvimos la oportunidad de pescar en el río Eagle en Colorado, donde estas lecciones entraron en juego de una forma u otra. Por mucho que me encantara la oportunidad de probar y pescar en el río frío, se trataba más de hacer pequeños recuerdos para los niños. Por supuesto, tenían sombreros. Siempre tenemos sombreros. Y con Chelsea sujetando al niño más pequeño, los más grandes pasaron un poco del tiempo lanzando balsas salvavidas de grama en el agua. Tuvimos suerte de tener un excelente clima y un desfile en el río de balsas y pescadores con mosca que atraparon muchísimo más que nosotros.

Sin embargo, nos llevamos a casa un montón de recuerdos.

Para obtener más información sobre las oportunidades de pesca y navegación que aguardan a tu familia, visita TakeMeFishing.org. Asegúrate de compartir los recuerdos de tu propia familia con nosotros en redes sociales usando #FirstCatch.


Nate and Chelsea Day

Nate and Chelsea Day

Advocates of bold family living, Nate and Chelsea Day believe that little moments have a big impact. On their blog, Someday I'll Learn, they share adventurous activities with their three young boys (soon to be four!). Nate offers up hands-on fatherhood and a forthright approach to life's challenges. Chelsea adds color with creative how-tos and commentary about rugged living in a modern era. The blog culminates in a he-said-she-said humorous journal that documents the family's daily exploits.